Los montes Tatra, Tatras o Tatra (en polaco y eslovaco Tatry), forman una cordillera en la frontera de Polonia y Eslovaquia y el sector más alto de los Cárpatos . La mayor parte de los picos más altos de la cordillera están situados en Eslovaquia; los mayores lagos de estas montañas se pueden encontrar en Polonia. El pico más alto de los Tatra es el Gerlachovský štít, (anteriormente llamado pico de Franz Joseph) y tiene 2.655 msnm, en Eslovaquia. El Rysy, con una altura de 2.499 msnm, es el pico más alto de Polonia (en la frontera polaco-eslovaca). Esta es la crónica de nuestra travesía a través de esta cordillera.

Datos de interés
Etapa Perfil Álbum de fotos Track GPX Desnivel +/- (mts) Kms
I ver ver descargar 1191/480 12.5
II ver ver descargar 1390/1000 15.1
III ver ver descargar 1150/1600 18.1
IV ver ver descargar 1530/1360 14.5
V ver descargar 930/1820 18


Etapa I: Zdiar - Macizo Belianske Tatry - Ref. Zelené Pleso


Por el macizo de los Tatras Blancos

La primera etapa comenzó en las afueras de Zdiar (900 m.), a donde llegamos tras un traslado en bus desde Zakopane (840 m.). Inicialmente por asfalto buscando indicaciones del Hotel Magura y después ya por pista forestal, fuimos adentrándonos en el valle de Monkova, acompañados de clima frío y ligeramente lluvioso. El ascenso por este valle (marcas verdes) nos permitió penetrar a través de las brillantes montañas del macizo Belianske Tatry ("Tatras Blancos"). El primer tramo fue de ascenso progresivo disfrutando de una representación de bosque euro siberiano (arces, serbales, abedules, hayas, abetos y piceas) que pueblan densamente las laderas de los Belianske Tatry.

El bosque nos mostraba todo su esplendor

El camino se transformó en sendero y entramos en una zona más angosta con fuerte desnivel que ya no abandonaríamos hasta ganar el paso montañoso. La verticalidad disminuyó al alcanzar una balconada ya fuera del bosque (1550 m.) donde empezamos a encontrarnos precipitaciones en forma de agua nieve y la umbría desapareció para dar paso a los prados de altura, cada vez con más cantidad de nieve acumulada. Valle arriba, entre la niebla empezamos a intuir el marcado collado de Siroké (1825 m) que finalmente conquistamos entre fuertes rachas de nieve horizontal (aquí mi paraguas recién comprado en Zakopane sufrió sus primeras roturas de varillas) y sin poder apreciar las vistas que desde allí se suponían impresionantes.

Seguimos subiendo, siempre sometidos a la ventisca y la nieve, a través de una larga diagonal por las laderas del pico Hlúpy para acabar de cruzar los Tatras Blancos por un colladito (1933 m.), que sería el punto más elevado de la etapa.

Varios momentos del paso de los dos collados de la jornada, con fuertes rachas de viento, poca visiblidad y algunas nevadas castigándonos

Iniciamos un marcado descenso por la otra cara de la montaña, afortunadamente menos venteada, con bastante nieve acumulada también en los primeros tramos, hasta alcanzar el collado de Kopské (1750 m.).

Tomando entonces como referencia las marcas azules, iniciamos el rápido descenso por un camino empedrado de bloques de granito (magna obra de construcción realizada y mantenida por brigadistas polacos y eslovacos durante las décadas de la era socialista), que fue una constante ya hasta el final de la travesía. Alcanzamos así el lago de Vel´ké Biele (1615 m.).

Descendiendo el collado de Kopské divisamos el lago de Vel'ke Biele

En un cruce de caminos situado junto a dicho lago y bajo una lluvia constante, tomamos el sendero con marcas rojas que nos conduciría hacia nuestro destino final. Dejamos un laguito a nuestra izquierda y empezamos el último descenso, que cruzaba una enorme ladera ocupada por el peculiar manto del Pinus mugo o pino enano (kosodrevina en eslovaco), que es una especie exclusiva de la Cordillera de Los Cárpatos. Progresando sobre la superficie de bloques graníticos perfectamente habilitados para la marcha alcanzamos el refugio Zelené Pleso (1550 m.).

El refugio está enclavado en un paisaje de los que no se olvidan, junto al lago de aguas verdes que da nombre al lugar (zelené significa "verde"), y abrazando todo el conjunto encontramos la majestuosidad de uno de los mayores anfiteatros de origen glaciar de los Altos Tatras: el circo de Zmrzlá, flanqueado por paredones que rozan los mil metros de desnivel y picachos nevados incluso en verano. Justamente el circo de Zmrzlá, topónimo que significa "helado", fue el lugar que conservó el último glaciar de toda la cordillera de los Cárpatos, extinguido hacia el año 6.000 antes de Cristo. Después del frío, el viento, la nieve y la lluvia sufrida este primer día fue reconfortante observar este paisaje desde la comodidad del refugio con una taza de te caliente entre las manos.


El impresionante enclave del refugio Zelené Pleso, "el lago verde" (izqda); improvisado secador de botas (centro); tomando una taza de te bien caliente, recién llegados al refugio (dcha)

Debido a un error en la reserva ocasionado por el cambio en la dirección del refugio, nos alojaron en un edificio anexo que aunque preparado precipitadamente para nosotros, resultó un acierto. Desde aquí agradecer el buen trato del personal del refugio que en un tiempo record nos solucionó el contratiempo y adecentó nuestro alojamiento. La edificación era de madera en su totalidad, y la calefacción de leña.

2ª Etapa: Ref. Zelené Pleso - Valle de Vel'ká Studená - Ref. Zbojnícka


La mañana se despertó fría pero sin lluvia y con el sol asomando a ratos. Es increíble cómo un poco de sol puede levantar los ánimos a una persona. Desayunamos y nada más salir comenzamos el ascenso a través de un marcado zigzag que salvaba el desnivel de un gran murallón rocoso, siguiendo de nuevo las marcas rojas. Dichas marcas constituyen la travesía principal de los Tatras en territorio eslovaco a través de sus cotas medias y bajas, la llamada Tatranská Magistralá. Tras superar el zigzag alcanzamos un atractivo y escarpado embudo equipado con cadenas (1700 m.). De subida, la maniobra fue bastante asequible por lo que, tras superar este entretenido escollo, encadenamos un sinfín de revueltas desde donde tuvimos las mejores perspectivas  del gran circo de Zmrzlá. Poco después alcanzamos el collado de Svist ovkou (2023 m.) con tiempo relativamente despejado, por lo que algunos decidieron ascender hasta el pico Svist´ovka (2037 m.), aunque no pudieron gozar de las vistas esperadas porque la niebla se cerró rápidamente antes de que alcanzaran la cumbre.


Tres momentos de la ascensión al collado de Svist ovkou; al inicio, dejando atrás el ref. Zelené Pleso (izqda); Nuria contemplando el tramo recorrido con el refigio ya diminuto a sus pies (centro); paso de cadenas en el tramo final del ascenso (dcha)

Estación de montaña Skalnaté Pleso

El descenso nos llevó hasta la estación de montaña de Skalnaté Pleso (1750 m.). En este punto nos topamos con la cara menos bonita de estas montañas, pues a la instalación del teleférico que asciende al observatorio meteorológico del pico Lomnický (2634 m.) se suma toda la estructura ligada a la estación de esquí de Tatranská Lomnica (850 m.), uno de los grandes centros turísticos de los Tatras eslovacos. Tras una breve parada en la estación para estirar la espalda y comer algo nos disponíamos a reanudar la marcha cuando comenzó a llover. Ya armados de paraguas, capas y demás utillaje emprendemos un cómodo descenso por el siguiente tramo de la Tatranská Magistrála rumbo sur, contemplando a vista de pájaro la vasta llanura recorrida por el río Poprad, el único de Eslovaquia que desemboca en el mar Báltico tras unirse a los grandes ríos polacos. Tras un buen rato de marcha sobre grandes horizontes nos reencontramos con los bosques de coníferas y desviándonos unos centenares de metros llegamos al precioso refugio Zamkovského (1475 m.), sorprendentemente oculto por el bosque en la entrada del valle de Malá Studená ("Pequeño Valle Frío"). El lugar estaba abarrotado, por lo que tuvimos que comer bajo unas carpas que no nos protegieron de la intensa lluvia que caía. Fue curioso ver cómo a pesar de la lluvia familias enteras abarrotaban en lugar y no parecían estar muy a disgusto bajo los continuos aguaceros a los que nos sometía la climatología.

El idílico refugio Zamkovského

Reemprendimos la marcha y continuamos descendiendo hacia el fondo del valle. En varios puntos del descenso nos fue posible admirar (cuando la niebla y las nubes lo permitían) el pico Slavkovský (2452 m.) enmarcando preciosos parajes cuyos protagonistas eran el agua, las rocas y el bosque. Llegamos así al puente que salva la espectacular cascada de Obrovský (1325 m.) y un poco más abajo atravesamos por otro puente el río Studený (1285 m.).

En este punto abandonamos el trazado de la Tatranská Magistrála para encarar el ascenso a través del valle de Vel'ká Studená ("Gran Valle Frío") siguiendo a partir de ese momento las marcas azules. Durante un buen trecho, un bosque muy húmedo nos atrapa con el verdor que impregna todos los rincones. Fuimos ganando altura hasta acceder a la parte media del valle ya fuera del bosque (1500 m.), donde encontramos algunas dramáticas e interminables crestas sostenidas por paredones hasta llegar al principal escalón del valle, que sorteamos con la ayuda de cadenas instaladas en algunos pasos. Salimos a terreno escarpado dominado de manera absoluta por la roca granítica salpicada de algunos pequeños lagos que reflejan los impresionantes picachos del contorno.


Valle de Vel'ká Studená; atravesando en frondoso bosque de coníferas (izqda) para después salir a cotas más altas siempre con el río Studený como compañero (centro) y finalmente alcanzar el refugio Zbojnícka (dcha)

Al fin llegamos al refugio Zbojnícka (1960 m.) o refugio de los Bandidos, instalación de gran tradición montañera, cuyo origen está vinculado a las cuadrillas de cazadores que antaño asediaban a los rebaños de rebecos.

Final de etapa: cenita, calor y buena compañía

Nos asignaron una de las estancias con capacidad para 16 pax en literas dobles que posee el refugio, así que salvo una chica ajena a la cuadrilla, la habitación fue casi para nuestro disfrute exclusivo. En el interior de la estancia había un pequeño cuarto de no más de 6 m2 con una calefacción grande y lleno de tendederos donde pudimos secar la mayoría de la ropa. También había un espacio dedicado a albergar una modesta cocina, un fregadero, un pequeño fogón y un par de armarios para menaje, aunque esta parte era de uso comunitario. La estancia principal, como en todos los refugios, era el gran salón comedor con una chimenea enorme en la pared central rodeada de botas y ropa húmeda y que calentaba más que de sobra toda la estancia.

3ª Etapa: Ref. Zbojnícka - Macizo del Gerlach - Ref. Popradské Pleso


Mañana fría aunque sin lluvia cuando comenzamos la tercera etapa. Salimos del refugio Zbojnícka (1960 m.) para completar el ascenso al valle de Vel'ká Studená que comenzamos el día anterior. Enseguida empezamos a encontrarnos nieve depositada en el camino cuya cantidad iba en aumento a medida que ascendíamos, dificultando así el avance. La grandeza del paisaje nos acompañaba en todo momento, aunque debíamos estar también atentos para no perder las referencias de las marcas azules del itinerario, ya que en algunos puntos teníamos que progresar directamente sobre grandes placas de roca cubierta de nieve, tanto en disposición horizontal como vertical. Llegamos así a la parte más alta del valle, con un tímido sol que apenas calentaba, y con las mayores emociones aún por llegar. El acceso a la brecha que marca el collado de Prielom (2290 m.), encajado entre afilados picos, y con un fuerte viento azotando al grupo, es un momento que no olvidaremos fácilmente.


Listos para otra marcha más (izqda); ascendiendo al collado de Prielom (centro) y coronándolo (dcha)

Comenzamos el descenso a través de una canal equipada con cadenas, que con buena climatología habría sido un ejercicio cómodo y hasta divertido, pero que la humedad reinante, la nieve acumulada y el viento frío que soplaba convirtió el descenso en lento y complicado. Fue además necesario coordinar perfectamente las extremidades y el cuerpo con la carga de la mochila para sortear bien los distintos tramos. Tras este paso, seguimos perdiendo cota hasta alcanzar unas gradas que quedaban unos 100 m. por encima del hermoso lago de Zamrznuté (2015 m.), que aún conservaba parte del hielo invernal.

En este punto hicimos una parada para reagruparnos, recobrar energías y disfrutar brevemente del escaso calor del sol después de la umbría y venteada bajada de la anterior canal.

tramo de cadenas en el descenso del collado de Prielom (izqda); un descanso con el lago de Zamrznuté al fondo (centro); inicio de la ascensión al collado de Pol'ský Hrebeñ

De nuevo en marcha, enlazamos el sendero de marcas verdes que, en una ascensión menos complicada, nos iba a facilitar el acceso al valle de Velická a través del collado de Pol'ský Hrebeñ (2200 m.). Desde aquí algunos miembros del grupo (entre los que no me incluyo), debido a la bonanza climatológica, decidieron subir al cercano pico Vychodná Vysoká (2429 m.). Antes de hacer cumbre se cerró la niebla y no pudieron comtemplar el "difícilmente superable panorama" que nos anunciaba la guía.

Cima del Vychodná Vysoká

El descenso comenzó con un corto tramo de cadenas. El resto de la bajada, sobre una perfecta calzada, nos acercó al lago Dlhé (1940 m.) y posteriormente a la idílica pradera de Velická (1820 m.), antes de alcanzar la amplia cascada de Velický. Durante todo el tramo pudimos observar numerosas marmotas y escuchar el característico sonido que emiten.

Refugio Sliezsky Dom

La última parte consistió en un descenso brusco para salvar el escalón de la cascada, que desemboca sobre el lago Velické (1670 m.), con el mastodóntico refugio Sliezsky Dom junto a su orilla. Es un edificio de 1968, diseño de la época socialista muy poco integrado en el paisaje.Aprovechamos el refugio para reagruparnos y comer bocadillos, chocolate o frutos secos y también café o té bien caliente. El descanso finalizó bruscamente cuando, de nuevo, empezó a llover.

Recuperamos el cómodo camino de la Tatranská Magistralá que, siempre siguiendo las marcas rojas, nos condujo desde el refugio Sliezsky Dom hasta la entrada del valle de Batizovvské. Después de un trecho monótono y en constante ascenso, llegamos al lago de Batizovvské (1884 m.), bello enclave que nos otorgó otro momento emocionante pese a la constante y a ratos intensa lluvia que caía sobre nosotros y minaba nuestra moral. Espectacular el torrente que se forma y la fuerza con la que el agua es impulsada montaña abajo.

Cruzando el espectacular collado
de Ostrvou

Continuamos la marcha por un largo tramo muy expuesto a la lluvia y el viento, compañeros casi inseparables de expedición. Cruzamos así el valle de Stolska (1850 m.) y acto seguido afrontamos una serie de duros repechos hasta alcanzar un recodo (2050 m.). Un poco más allá nos aguardaba el paso del collado de Ostrvou (1966 m.) con el pico Ostrava (1979 m.) a su izquierda. Fuertes ráfagas de viento en este collado nos impidieron disfrutar con tranquilidad del fantástico paisaje que se abría a nuestros pies y que era nuestro destino final, el lago de Popradské (1495 m.) y su refugio.


Refugio Popradské a la vista,final de la 3ªetapa

Descendimos por un modélico e interminable zigzag disfrutando de las vistas del lago y también del nacimiento del río Poprad, bendecido por el majestuoso pico Vysoká (2560 m.) de doble punta.

El gigantesco refugio Popradské tiene una capacidad de 120 pax. Las habitaciones están repartidas en 2 plantas, con anchos pasillos enmoquetados lo que le da más el aspecto de hotel que de refugio. Las habitaciones, también con moqueta, son de 8 pax en 4 literas dobles, y los baños son comunitarios.


4ª Etapa: Ref. Popradské Pleso - Pico Rysy - Ref. Przedni Staw Polski


Comenzaba la cuarta etapa con una mañana que nos ofreció un cielo totalmente plomizo con lluvia constante. Dimos inicio a la jornada ascendiendo por el valle de Mengusovská a través de un frondoso bosque de coníferas. A la salida de este bosque (1500 m.), el relieve alpino y la pureza de las aguas, que descienden precipitadamente, se manifestaban en todo su esplendor. Alcanzamos un indicador de senderos en el centro del valle (1650 m.), y dejando de seguir el sendero de marcas azules, nos desviamos hacia la derecha, camino del Rysy, bajo una lluvia por momentos intensa. Siguiendo un trazado de largas diagonales superamos el desnivel que nos dejó en la fantástica cubeta de los lagos de Zabie (1921 m.), en español los "lagos de las ranas".

Remontando el valle de Mengusovská (izqda); frontera entre Polonia y Eslovaquia (centro); el refugio Rysy entre la niebla (dcha)

En este punto atacamos la sección de muros rocosos equipados con cadenas para acceder al vallecito donde queda enclavado el refugio Rysy (2250 m.), el de mayor altitud de los tatras. Fue una maniobra delicada debido al estado mojado de la roca. Una vez superado este paso salimos a otro tramo en zigzag que nos llevó al refugio Rysy, con la nieve acumulada dificultando ya claramente la marcha y la niebla espesándose por momentos. Ya en el interior del refugio, que pese a ser pequeño es el que mayor número de visitantes recibe de todo el Parque Nacional de los Tatras, algunos (sobre todo yo) nos llegamos a plantear dar media vuelta y descender por donde habíamos venido, dadas las malas condiciones climatológicas. Después de una gran taza de café caliente junto a la chimenea del abarrotado refugio volvieron a encenderse los ánimos y los más decaídos decidimos continuar.

En un ascenso muy penoso, nevando a ratos y con niebla espesa, alcanzamos el collado de Váha (2340 m.). Por supuesto, ninguna de las espectaculares vistas que todas las guías prometían obtener aquí acompañó nuestra subida, tan solo el sonido de las botas hundiéndose en la nieve, la quietud de la niebla y algunos gritos entre nosotros para indicarnos el camino o nuestra posición. Después del collado encaramos la última cuesta a través del espolón sur del Rysy. En ese punto un pasaje de roca nos obligó a hacer un complicado flanqueo hasta encadenar la serie final de trepadas fáciles que nos llevaron al punto intermedio entre el pico Rysy eslovaco (2503 m.) y el pico Rysy polaco (2499 m.), este último coronado por un gran vértice geodésico. Por fin estábamos en el techo de Polonia!!. Fueron momentos de nervios y excitación, pero también de gran alegría.

pico Rysy

Afrontamos el descenso con una salida ciertamente técnica al tener que progresar entre escarpados resaltes de roca de vertiginosas caídas a cada lado, aunque ayudados por una larga serie de cadenas que nos guiaron en todo momento y nos permitieron progresar entre la niebla y el frío viento reinante. Por momentos funcionamos como un equipo y el humor de unos y la determinación de otros nos hicieron superar sin contratiempos el que sin duda fue uno de los momentos más difíciles de toda la travesía.


Uno de los momentos cumbre de la travesía: el pico Rysy; ascenso (izqda), conquista (centro) y descenso (dcha)

Finalmente alcanzamos la parte intermedia de la intensa bajada y ya sin cadenas y con la niebla disipándose poco a poco nos dejamos caer por una pedregosa ladera desde la que, al fin, obtuvimos una gran recompensa. Fue la visión del lago de Czarny Staw pod Rysami (1583 m.), de 20 Ha de superficie y tercero en extensión de los Tatras, y más abajo del lago Morskie Oko (1395 m.), de 35 Ha y primero en extensión.

simplemente sobrecogedor: lagos de Czarny Staw pod Rysamiy Morskie Oko

En la orilla derecha del Czarny Staw pod Rysami paramos a comer ya sin niebla aunque con clima frío y nuboso. Repuestas las fuerzas terminamos de bordear el lago y nos asomamos a un balcón natural para obtener una estupenda vista del gran lago Morskie Oko. Ya solo nos faltaba el descenso en zigzag a través de una zona arbustiva y rodear el lago por su parte derecha (era posible hacerlo por ambas orillas) para acceder al refugio que toma su nombre del lago.

Desde el refugio Morskie Oko (1405 m.), empleando un camino balizado en azul, remontamos una amplia ladera hasta situarnos sobre un lomo pelado, desde donde progresamos por un trazado sinuoso y un tanto desorientador. Finalmente se cruza el paso de Swistowa (1850 m.) que comunica el valle de Rybiego donde nos encontrábamos con el de Roztoki. La bajada definitiva, de haber dispuesto de buena visiblidad, nos habría brindado la última gran perspectiva de la jornada. A nuestros pies, la cubeta lacustre de mayores dimensiones de los Tatras queda formada por la fantasiosa interconexión de grandes lagos en forma de rosario, los cuales ocupan hoy el espacio que en tiempos prehistóricos excavó un gigantesco glaciar.

llegando al refugio Przedni Staw Polski

Llegamos así al refugio Przedni Staw Polski (1670 m.), rodeado por un hermoso y agreste marco paisajístico, y que toma el nombre del primero de los tres lagos. Pintoresco y acogedor refugio de 70 plazas, con habitaciones de 8 plazas en literas dobles y bastante escuetas en cuanto a amplitud y mobiliario. Las habitaciones y los baños comunitarios están repartidos en una serie de pasillos estrechos y a diferentes alturas en lo que a mi me pareció el delicioso, cálido y caótico hogar de un hobbit sacado del Señor de los Anillos.

5ª Etapa: Ref. Przedni Staw Polski - Zakopane


Último día de marcha y ciertamente uno de los más lluviosos de toda la travesía. Si la memoria no me falla no dejó de llover ni un solo minuto en toda la jornada. Esta etapa fue un poco atípica porque la noche anterior habíamos decidido dividirnos en dos grupos para realizarla: por una parte, los más animados intentarían hacer la etapa final tal y como estaba prevista a pesar de las malas previsiones meteorológicas y por otro lado estábamos los menos animados que decidimos tomar un pequeño atajo que acortaría sustancialmente el tiempo de marcha y la dificultad de la etapa.

El descenso por el valle de Roztoki nos deparó gratas sorpresas

Con este ánimo los del grupo 'desanimado' continuamos durante un corto tramo el itinerario de marcas azules que habíamos seguido durante el final de la etapa del día anterior para enseguida tomar una desviación a la derecha y comenzar el descenso del bello valle de Roztoki. Enseguida avistamos las impresionantes cataratas que según nos dijeron en el refugio eran las más altas de Polonia. Continuamos el descenso. El valle era profundo y estaba tapizado con un bosque de coníferas frondoso y húmedo.

En unas 3 horas llegamos a una carretera asfaltada por la que seguimos descendiendo, siempre bajo un continuo aguacero, hasta la entrada polaca del Parque Nacional de los Tatras en Polana Palenica (985 m.), y de aquí a la frontera de Lysa Polana (970 m.) para tomar el autobús a Zakopane. La última pequeña caminata hasta nuestro hostal la hicimos, como no podía ser de otra forma, bajo una lluvia constante.
El grupo principal encaró la etapa como estaba planeada. El sendero recorre los dos primeros lagos, Przedni Staw Polski y Wielki Staw Polski, pasado los cuales comienza a ascender decididamente hacia el collado de Zawrat (2158 m.), una estética brecha que queda justo bajo el pico Zawratowa (2247 m.).

Desde el collado y siempre según el plan, la ruta discurriría siguiendo las marcas rojas y afrontando una serie de flanqueos y trepadas ayudados por el soporte de cadenas hasta lo más alto del pico Swinica (2301 m.). Desde aquí al collado de Swinica (2050 m.) y otra serie de picos y collados siguiendo la cresta que separa Polonia de Eslovaquia. Pero las adversas condiciones meteorológicas obligaron al grupo a descender inmediatamente después de atravesar el collado de Zawrat hacia el lago Czarny Staw Gasienicowy (1722 m.), que flanquearon por la derecha, para seguir el itinerario marcado que los condujo al refugio Murowaniec (1500 m.).

Momentos complicados en el collado de Zawrat (izqda y centro); Nuria en pleno ascenso (dcha)

Desde este punto la marcha fue descendiendo hasta llegar a Kusnice (1500 m.), y de ahí solo faltaba salvar los kilómetros de que separan esta pequeña población de Zakopane, fin de la 5ª y última etapa de nuestra travesías de los Altos Tatras.


Espero que os haya gustado mi crónica, pero no quería despedirme sin agradecer a Nuria su grandísimo esfuerzo, casi nunca valorado, con las fotos y agradecer al resto del grupo su paciencia conmigo y mis malos momentos. Un abrazo para todos, ha sido un placer compartir esto con vosotros. Nos vemos en la próxima!!

Share To:

Pedro Pardo

Demasiado cielo para tan pocas alas.

Post A Comment:

21 comments so far,Add yours

  1. Vaya currada, Pedro. Me ha encantado el reportaje, que es super completo y muy entretenido.

    ResponderEliminar
  2. muchas gracias, amig@ "anónimo", jeje... seas quien seas...

    ResponderEliminar
  3. Menuda currada pekeño!!!!Ahora sí que me ha quedado claro toda la pateada que hicimos esos días...jejjeje.

    ResponderEliminar
  4. VAYA CURRADAAAAAA!!!! Muchas gracias por la crónica; le has dado color a un viaje que recordaba en blanco y negro... Por fin he podido ordenar el caos de imágenes que tenía en la cabeza y ser consciente de la pateada que nos metimos en esas condiciones. De verdad que me ha impresionado el trabajo que has hecho. Ah! Y enhorabuena también porque creo que este viaje de alguna manera te puso a prueba y consiguió que acabaras dando lo mejor... YO TAMBIÉN ESTUVE EN EL INFIERNO Y AHORA SOY MÁS FUERTE, ja, ja. Hasta pronto

    ResponderEliminar
  5. Me alegro mucho que, por fin, encontraras tu hueco entre nosotros, y consiguieras reconciliarte con la montaña. Has sufrido, pero el esfuerzo mereció la pena. Como dice Aranchi, esta experiencia nos ha hecho más fuertes...
    En Córcega va a estar chupao....jejjeje
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Hola Pedro, me ha gustado mucho la travesía, enhorabuena por la crónica, una pena la climatología.
    Estoy pensando hacer la misma, y tengo dudas sobre como ir hasta Zakopane y como reservar los refugios.
    Te agradecería algo de información al respecto.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  7. Hola Paco,

    gracias por tu comentario, estamos empezando en este mundo del blog y me da mucha alegria que alguine se interese por nuestro trabajo...

    Buscábamos la forma más económica de llegar a Zakopane, y lo hicimos de la siguiente manera: desde Madrid en Ryanair hasta Cracovia y desde ahí en un microbus alquilado hasta Zakopane. Desde Zakopane a Zdiar (punto de inicio de la travesía) usamos una compañía de autobuses locales con salida en la misma Zakopane. Para la vuelta usamos el mismo método. En Zakopane dormimos en el hostal Flamingo. A todos nos gustó el sitio. Además te permiten dejar allí las maletas y demás cosas que no quieras cargar durante la travesía.

    Respecto a los refugios, estoy buscando la información, en cuanto la tenga te comento.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Hola Paco, perdona el retraso. Aqui te dejo algunas direcciones, espero que te sean útiles

    hostel en Zakopane, céntrico:
    http://zakopane.flamingo-hostel.com/

    ref Zelene Pleso
    http://www.vysoketatry.com/chaty/chaty.html

    ref popradske pleso:
    recepcia@popradskepleso.sk

    ref Stawow Polskich:
    schronisko@piecstawow.pl

    ref Zbojnícka chata:
    info@zbojnickachata.sk

    Si tienes cualquier duda más, no dudes en consultarmela.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Que bueno,estoy buscando imagenes del Pico Risy Polaco, y me aperece una foto del grupo en tu blog, claro lo he leido de nuevo, y me ha gustado aún más. Me encanta como está redactado, se vive de nuevo.
    Un sadudo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Mari Carmen, me alegro mucho que te haya gustado releer la crónica.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Buenas, viajo este sabado hacia polonia y voy a hacer la misma ruta que tu, primero, gracias por el blog ya que a dia de hoy es la unica informacion detallada que he encontrado en español, que sepas que llevo todos tus comentarios imprimidos para allí, vamos que tu relato va hacer de nuevo la ruta!. Ya tengo claro como llegar a Zakopane y de ahí a Zdiar, solo me queda una duda,como reservasteis los refugios de montaña? se puede hacer en Zakopane o Zdiar? Tengo entendido que igualmente no pueden dejarte fuera y tienen la obligación de darte algún hueco. Tema comida, lo mismo, lo reservasteis todo antes o sobre la marcha?? Gracias.

    ResponderEliminar
  12. Hola Ferrán,
    muchísimas gracias por escribir aquí tus dudas, no veas la ilusión que me hace que alguien se interese por mis crónicas...
    perdona el retraso en responder, espero que mis consejos te lleguen a tiempo...
    * tema refugios; buscando el nombre de cada uno en google, encuentras sus respectivas páginas web, y ahí todos tienen una dirección de email. Usala para contactar y ellos te mandan confirmación a través de ese mismo canal...
    * yo no me arriesgaría a llegar a Zakopane sin reservas, quizá desde alli también puedas reservar, pero me parece arriesgado
    * tema comida; cuando contactes con los diferentes refugios, también puedes reservar los desayunos y las cenas, el número de ellos, etc...
    espero que te sirva de ayuda y que disfrutéis mucho de los Tatras, son alucinantes!
    PD: cuéntame algo cuando volvais!

    ResponderEliminar
  13. Gracias!!! ya tengo reserva para los tres primeros refugios, el problema es el ultimo que me dicen que esta lleno, no se si hay otra posibilidad o jugarmela de aparecer por ahi"a dar pena"a ver si hay suerte...

    ResponderEliminar
  14. Hola Ferran, me alegro que ya tengas reserva en los primeros refugios. Para el último podrías intentar reservar en el ref. Morskie Oko si está lleno el Przedni Staw Polski. Es un refugio grande e igual quedan plazas aún. Se alargaría un poco la última etapa, pero eso sería un mal menor. Ya me cuentas... suerte!!

    ResponderEliminar
  15. Hola Pedro y equipo de bitácora!
    Hola Ferran!
    os estoy muuuuy agradecido por la documentación y c`´onica de vustra aventura por los Altos Tatras. A mi me gustaria ir más amenudo allí y descubrirlos de arriba a abajo. Porque son las montañas que me enseñaron a caminar y a aesquiar desde que tenia 2 años, con mis padres
    y ahora con 29 tacos me aventuraré otra vez a recorrerlos y conocerlos a conciencia.

    soy Asia (medio catalana, medio polaca) y me he decidido hacer la travesia de los Tatras aqui descrita por vosotros, lo unico que en el ultimo refugio (el de la 5a etapa) al igual que le paso a Ferran, nos han dicho que esta todo lleno. Ya hemos reservado en Schronisko Morskie Oko, que està ahí al lado.

    Ferran cuentanos algo sobre tu experiencia de este agosto en los Altos Tatras!
    fusite solo?
    que tal el tiempo, aguanto bien?
    salut y mucha montaña!!!

    ResponderEliminar
  16. ya hemos vuelto de los Altos Tatras
    las etapas q hicimos fueron un poco diferentes del que propone la guia Sergi Lara, cambiando por completo la primera etapa.

    Etapa 1:
    Pueblo Javorina-Terycho Chata
    Distancia: 15 km.
    Tiempo Estimado: 7 horas.
    Desnivel:+1500 -450
    Ascensiones Destacadas: Collado de Siedelko o Lodowa Przelecz (2350m)
    Etapa 2:
    Terycho Chata-Zbojnicka Chata
    Distancia: 15 km.
    Tiempo Estimado: 7-8 horas
    Desnivel: +800 -800
    Destacadas: fuimos por el camino del valle, el mas facil. Pasamos por el Refugio Zamkovského Chata 1475m.

    Etapa 3:
    Zbojnicka Chata - Popradské Pleso
    Distancia: 18 km.
    Tiempo Estimado: 9 horas
    Desnivel: +900 -1200
    Destacadas: no hicimos los dos collados dificiles por culpa de lluvia, fuimos por el sendero rojo de la Tatrzanka Magistrala.

    Etapa 4:
    Popradské Pleso-Schronisko Morskie Oko
    Distancia: 12 km.
    Tiempo Estimado: 7-9 horas
    Desnivel: +1200 -1000
    Ascensiones Destacadas: Pico Rysy (2500. Techo de Polonia)solo lo consiguieron hacer nuestros compañeros Isi y Pedro (Yo Aisa y Elena, nos hicimos atrás en el collado de Vaha (a 150metros del pico Rysy) porque nos tiraba literalmente el viento al suelo.

    Etapa 5:
    Morskie Oko-Zakopane
    Distancia: 13 km.
    Tiempo Estimado: 7 horas
    Desnivel: +700 -1000
    Destacados: seguimos sin poder subir a hacer ningun pico por un fuerte viente "el halny" de mas de 100km/hora. fuimos al Valle precioso de los 5 lagos Polacos y bajamos por una kaskada llamada Siklawa

    ResponderEliminar
  17. Asia, qué recuerdos me trae tu resumen de los Tatras... aquello es precioso... una lástima la mala climatología, pero así todo maravillosa experiencia!
    Felicidades y enhorabuena!

    ResponderEliminar
  18. Hola Pedro,
    muchas gracias por tu reportaje también de mi parte. Yo soy Eslovaca de la región situada a los pies de Vysoké Tatry, como se llama las montanas en eslovaco. Me ha impresionado mucho lo que habéis recorrido y siento mucho por el tiempo malo que os ha robado las vistas tanto merecidas.
    Saludos de San Sebastián,
    Lenka

    ResponderEliminar
  19. Me gusta mucho la cronica, ese viaje lo tengo en mente no lo he estudiado mucho? pero saltas de lado polonia a eslovaco en el trek quedandote en un mismo sitio o hay que hacerlo de los dos lados, aunque mi intencion tambiem es visitar castillos y ciudades de eslovaquiua y cracoquia y alrededores, muchas gracias . . . .

    ResponderEliminar
  20. muchas gracias por tu ruta. la voy a realizar a primeros de septiembre y espero que el tiempo me acompañe.Debe ser una pasada...

    ResponderEliminar
  21. Hola, he estado leyendo esta travesia de 5 dias, y me ha parecido muy bonita, pero bastante técnica, muchas cadenas, nieve, lluvia, resaltes vertiginosos.. ..Yo tengo buen nivel deportivo en montaña, sin embargo, tengo un poco de vértigo, y leyendo vuestro relato me ha entrado un poco de miedo de que sea algo más tecnica o vetiginosa de lo que pensaba. ¿me podéis confirmar si es tan aérea ?.
    Además, este año tengo el tobillo delicado y a la lectura del recorrido, entre las lluvias, la nieve y lo escarpado del terreno, me he puesto un poco en alerta, quizás no era el año para ir a los Tatras. Por favor, darme vuestra opinión sobre esta travesía y cosas a tener en cuenta
    Gracias

    ResponderEliminar

Deja un comentario: