TRANSIBERIA EN BTT. SAGUNTO-SOMOSIERRA.


Decido comenzar otra ruta, en este caso, la TRANSIBERIA, como casi siempre con poca planificación previa. Llegó a mis manos una guía y casi sin pensármelo dos veces compré los mapas y me lancé a pedalear, sin más preámbulo, dicho y hecho.

Me voy a Valencia y desde ahí, a Sagunto, donde comienza. Envío la bici mediante mensajería. RENFE en su política de fomento de la bicicleta, no permite que pueda llevarse en viajes de largo recorrido. Aunque podría llevar 3 o 4 maletas grandes… bueno… cosas. Paso la tarde en Sagunto, el puerto, una zona un tanto grisácea, como el día. Poco animada, quizás secuelas del fin de temporada. Empaqueto los trastos, armo la bici... y al día siguiente me lanzo a la carga.

Podéis ver el mapa del recorrido aquí, o hacer click directamente en la imagen de la derecha para ampliarla, y descargaros el track aquí.


Etapa I


La primera etapa comienza junto a la playa, donde acaba la rambla. Tomando la carretera asfaltada aledaña, al poco, comienza la tierra y el track me lleva a Sagunto pueblo, con la fortificación en lo alto, al fondo. Casi sin entrar, ya estoy saliendo, continuo por algo de asfalto y me desvío por una pista de tierra y piedras sueltas, polvo, pendiente y mucho calor. Extremos , todos ellos, que me acompañarán, ya, todos los días. Este tipo de pistas tienen un contrato permanente con el calor o con el barro. Me di cuenta de que debí ser menos previsor  y cargar con menos peso; las jodidas alforjas llevan 12kg. mas el agua.

Playa de Sagunto (izqda) y pueblo de Serra (dcha)

Hoy el sol está de oferta. Llego a Serra después de 3h. largas. Como, bebo y enfilo una pista larga con un sube y baja continuo, rota, que coincide en parte con el GR-10. Zona solitaria donde, como en casi todo el recorrido, es mejor no caerse. Al cabo de unas horas aparece una vía verde, con el sugestivo nombre de OJOS NEGROS, quizás deberían ser verdes, pienso. Encima de esos ojos, llego cerca de Altura.

El tramo hasta Teresa (es un pueblo…), es mejor, sube y baja pero tiene un firme suave. Han pasado un montón de horas, así que me descuelgo en Bejis, con los últimos 5kms. por carretera. Comienza a llover y hoy no va a haber verbena, en Bejís, están de fiesta y los músicos se van con la música a otra parte. Yo duermo, pues, sin tapones, 10h… Hoy estaba cansado. Han sido 91kms. y 2150m. de desnivel acumulado.


Etapa II


El segundo día comienza radiante, reviso las alforjas, me pesan más. Me doy cuenta de que son las piernas. Arranco hacia el Toro, por un carril a tramos bueno y a tramos malo, que me obliga a desmontar en algunas partes. Desde el Toro, hacia el oeste por un paraje solitario del mismo pelo. No me cruzo con nadie. Aparece al cabo de unas horas, la ermita de Santa Rita, ya cansado, llego a Arcos de Salinas, el sol haciendo horas extras. Descanso un buen rato frente a un plato de arroz y dos cervezas……hidratan y tienen antioxidante. Y frías, están de muerte. Me queda la última subida del día, poco a poco gano altura. Cerca del final, aparece un cartel clarificador “SUBIDA MATAHOMBRES. CIRCUITO BTT”. Un giro más a la izda. y… poco a poco la pista se esfuma. Accedo a la braña del collado (1758), tirando de la bici.

En algún punto cerca de la Emita de Santa Rita

San Miguel, me bebí la fuente. Y en los últimos 14km. el track me lleva por asfalto, predominantemente en bajada. El hostal Casa Domingo, aparece al cruzar el puentecillo de la entrada al pueblo. Hoy también cansado, fueron 91km. y 2050 m. de desnivel positivo.


Etapa III


Cada día que comienzo, maldigo las alforjas. Ir solo, supone llevar más carga, repuestos, mapas, accesorios… eso son 4-5 kgs mas.

Hoy hace un buen día, decido ir de “tranqui”. Hoy tocan 94km y 2400 de desnivel. Los primeros km de asfalto, cómodos. Me entretengo sorteando gusanos que corretean por el asfalto, que empieza a calentarse, algunos no tienen suerte y oigo el Chaff!!!!, cuando se quedan debajo de la rueda. Subo unos 500 m. de desnivel, el asfalto cambia, se rompe, luego un tramo cortito de carretera buena, 200 m de buen rollo. El track (hoy llevo pilas guay) me hace saltar la bionda y tomar, más bien asaltar, un caminejo desvencijado por el agua. Hago un tramo tirando de la bici. La pendiente, el calor y sobre todo, por qué no decirlo, las putas alforjas, me liquidan. Aparece Arroyo Cerezo, paisanos al sol, me indican la fuente, pero “tiene cloro”, me dicen. Por mí, podría tener arsénico, bebo de un tirón medio litro y reposto.

Cruz de los Tres Reinos (izqda) y Castillo de Torrefuerte (dcha)

El tramo siguiente es solitario, que raro, y sigo atento a los desvíos, hasta llegar a una braña, donde solo hay ruinas. El track???, se aventura barranco abajo, sin apenas camino, siguiendo el tendido eléctrico. No puedo con la bici, paso las alforjas a la chepa, y tiro hacia abajo. Claro, acordándome de Pedro, me reí un buen rato, eso hizo la bajada más llevadera, hasta que descubrí que había perdido el bidón. Risitas las justas. Llego al asfalto, apenas 700m. Sol, sol, sol, estoy seco, tengo hambre. Quiero llegar a Vallecillo y ya veremos. Más sube y baja, carriles buenos y malos, sol, aldeas. La Nogueruela, el Collado de la Grulla, ¡qué nombre tan bonito¡. De nuevo asfalto, solo 3km. eternos...

Llevo 7.30 h y solo he ciclado ¡59 km! Palabra, he parado lo justo, miro la media y luego a mi alrededor para que nadie la vea. Muerto, decido buscar alojamiento. El bar, cerrado, abre a las 17h. Me como todo lo que llevo, tirado a la sombra junto a la fuente. La rueda pinchada.

La casa rural que he podido pillar, es toda para mí. La dueña está en Teruel, pero me ha oído muerto y se ha enrollado. Está muy bien, la casa, 50 € muy bien empleados.

Mañana más.


Etapa IV


Hoy me levanto bien, salgo hacia Tragacete (que nombre, ¡verdad!). Adonde debí haber llegado ayer. Los paisanos del pueblo me advierten de que no me equivoque de camino, hay reses bravas y podría tener un disgusto… lo que me faltaba.

Por si acaso, compro pilas nuevas, Murphy es un jeta, todos lo sabemos y no hay que darle oportunidades. 35k. me llevan 3.30h, por un paraje realmente bonito, hasta el nacimiento  del río Tajo y desde ahí por una buena pista hasta la carretera a 8k. de Tragacete. Hoy tocaban fotos, sestear, hacer la crónica, lavar… Me tomo la tarde libre.

Nacimiento del Tajo (izqda) y Estrecho del Infierno (dcha)


¡Joder, con los montañeses, que le llaman fresco al frío, decía mi padre ¡. Hoy voy de largo, pensando en las enriscadas previstas del día, mientras intento olvidarme del frío. Salgo de Tragacete, el nombre todavía me fascina, hacia el Estrecho del Infierno, primero por asfalto y luego por una pista buena. Antes de llegar, el fulano de la guía, se desvía por un camino a la dcha., advirtiendo al lector, de que tendrá que tirar de la bici, pedregal arriba. El día antes, estudio el mapa y decido seguir hacia el Estrecho por un camino marcado, transitable al inicio y luego relativamente intransitable, tiro un rato de la bici, monto, tiro…. Así, hasta que me subo las alforjas a la espalda, porque no puedo tirar de la bici entre las piedras; bueno…. es un tramo cortito de 100m. Salgo a una pista buena que me acompaña 20k. solitaria, cómoda y rápida. Hasta llegar al barranco de la Hoz Seca, paredón con una bajada, sí, “divertida”…. de las de Pedro. Pie a tierra y en un tramo con mucha pendiente bici y alforjas a la chepa, poco trecho. Luego, monta y desmonta hasta el río. Desde ahí, mucho calor por una pista polvorienta, de esas que nunca acaban, cuanto más polvo más larga. De nuevo seco, llego a Peralejos de las Truchas, ¡que nombres!, ¡verdad! Después de 5h. y 47km.


Puente sobre el Tajo en La Cerrada (izqda) e inicio del Barranco de la Hoz Seca (dcha)

El mazas del bar, me sirve un bocata bastante seco, con pan del día anterior, me advierte…. en fín, no hay más. Cervecita y relax. Intento buscar alojamiento, nadie coje el teléfono…. empieza la fricción. Mientras le doy algo de queso al perro que tengo al lado, decido seguir. Una hora de descanso. Me engancho al sillín y salgo. Carretera rota, todos esos rotos, el culo los nota bastante. Me desvío por una pista junto al Tajo, guapa, pero con mucho calor. Tengo ganas de llegar a Taravilla, mi destino. Me queda poco agua y no hay fuentes. Voy ligero, más por ganas, que por fuerzas. Al cabo, aparece otro “colgao” como yo, charlamos…. Y entonces me da la buena noticia, en Taravilla, no hay bar, ni alojamiento, ni nada…. Sopeso la idea de matarle, pero al final le doy las gracias. En Peralejos, tienes comida y alojamiento, le digo, mientras rumio su buena suerte. Nos despedimos y continuo, seco, cansado y muy rebotado. Paro a pensar,  al fin y al cabo a donde iba, ya no voy, así que continúo hasta la carretera. Ahora voy cuesta abajo, encuentro una fuente, me la bebo. Después, aparecen unos belgas, también con alforjas, van a Molina de Aragón. En la guía que llevan veo alojamiento en otro pueblo, Poveda de la Sierra. Llego, pregunto, cada vecino del pueblo parece vivir en otro pueblo distinto y me da informaciones contrapuestas. Doy con un hotel. 80k. 1900 desnv. Después.

Tengo que remodelar el recorrido y empalmar con la ruta, los putos mapas, con los que cargo me van a servir de algo. Mañana tocan 84k, más los extras. Por cierto, en el pueblo de destino no hay alojamiento. El  hotel  lo han ocupado unos espeleólogos, quizás uno se apellide Murphy, eso podría explicarlo todo. El otro hotel de la guía, es un bar de copas?????. Busco otro destino. Será  Sacecorbo.


Etapa V


Hoy empieza el día con bastante frio, me visto de largo. El chico, que me sirvió la cena, está cansado, me ha dicho y hoy no me da de desayunar. En su defecto, el pan y un termo con café y otro con leche, han dormitado toda la noche en una bandeja, en el mostrador de recepción. Los desperté ésta mañana. Mientras subía por la escalera con la bandeja, oí un ruido seco, era el pan que se había caído y rebotó hasta colarse debajo del sofá del saloncito, donde también durmió la bici. Lo recogí, lo embadurné de mermelada y me lo comí, así, duro y dormido como la madre que lo parió. No hablaré de la cena, pero la montaña de aros de cebolla cruda, que empujaba al tomate para que se saliera del plato, mientras escuchaba a “Los Simpson”, me desbordó. Ayudé al tomate a no caerse del plato y también me lo comí. La cebolla que se joda.

Puente de San Pedro, en el Parque Natural Alto Tajo (izqda) e Iglesia de Huertahernando (dcha)

Como digo, el día comenzó frío, cuesta abajo, en sombra y con pocos grados, me congelaba. Entré en el cañón del Tajo. Buena pista. A esa hora temprana, no hay domingueros y se ven bichos y también se oyen. Así con el frío y los ruidos, me deslicé durante 30k. Acaba la pista, al final del puente de madera. Hace sol, como algo y comienzo a subir despacio por un buen asfalto, Hasta Villar de Cobeta. Como casi todos los pueblos por los que paso: fuente, iglesia y huérfano de gente. Dormito bajo un castaño un rato. He bebido demasiada agua y  no me ha sentado bien.

El resto del día, se dejó llevar por el calor, y yo, con él. Los últimos 10kms. de desvío, por asfalto, son un fastidio. El GPS marca 32ºC. Veo el pueblo, Sacecorbo. Atajo por unas eras. El plato de paella y la cerveza con limón helada, yo mismo saco la jarra de la nevera, son uno de esos pequeños placeres de la vida. Me acuerdo de mi colega Jesús, que estaría muerto de risa.

Después, la rutina de todos los días, lavar algo, ducha, crónica, plan para el día siguiente…

Hoy buen día. Casi 85k. 1050 desnv. Llegué pronto.


Etapa VI


Otro día, ya me pesan. Más el calor y las alforjas que los kilómetros. También, ¡que ojo!, he pillado una semana muy calurosa.
Salgo de Sacecorbo, por carretera, hace fresco, y voy rápido. La carretera pica para abajo. Empalmo con el track al cabo de 9k, en Abánades. Sigo la huella, Renales, Torrecuadrada de los Valles. A través del barranco del Hocino, llego a las Inviernas después de pasar por el Sotillo, desde ahí un camino malete, me lleva a Cogollor. Atravieso una zona más bien fea, sobre todo el tramo paralelo a la autopista N-II. Empieza de nuevo el pedregal, con calor y un pedaleo lento, me despisto, me subo de nuevo al track, y después de una enriscadilla leve fuera de sendero llego a Jadraque. Un pueblo algo más grande, con algo de vidilla. Mientras como algo y bebo. Vuelvo a la vida normal. Una madre divorciada, recién jubilada, ha quedado con sus hijas para comer, se ríen y hablan de los atascos de Madrid, (¡ya estoy en Madrid!), y de que el padre ha olvidado el cumpleaños de una de ellas. Doy cuenta de mi pincho de tortilla y vuelvo a mi vida.

Hacia el Barranco del Hocino (izqda) y Castillo de Jadraque (dcha)

Ya he salido. Carretera, pista…. Paso por Menbrillero y luego por Cogolludo, esperaba una enriscada, porque en el mapa no había sendero, pero aparece una magnifica y polvorienta pista. El siguiente pueblo. Arbancón. Han pasado unas horas desde la tortilla y voy bien de tiempo. Un camarero manco con una sorprendente habilidad para barrer y tirar cañas, ¡de cañero! Me sirve una ración de croquetas, ¡cocretas!, me dice sin inmutarse, ¡voy a hablar con el jefe! Me cargo de hidratos y continúo hasta Muriel. Cuando llego al puente,  veo la subida. Llevo 96k. y me digo que los 6-7 que me quedan los hago por la carretera, paso de piedras .El asfalto tampoco es un paseo, la subida no es dura pero ya voy justo. Llego a Tamajón sobre las 8 de la tarde después de 102 km. 1700m. desnv.

La casa rural, la lleva Teresa, guapa y simpática. Tiene hospedados a unos pijos de Madrid, de esos de colegio privado y pasta. La verdad, siempre me pregunto dónde podría adquirirse ese acento pijillo, a lo mejor no es un acento y es una forma de vida. Me divierto mientras les escucho y miro los mapas para la etapa de mañana. Sí, ya sé que no está bien, pero……..no puedo evitar oírles a través de esas cortinillas que se ponen para las moscas. La cena fantástica, plato de calabacín, merluza al horno… vinillo de rioja………seeeeehhhhh.
No todo va a ser diversión, de vez en cuando hay que sufrir un poco. Con tanto sufrimiento, me voy a dormir.


Etapa VII


El día siguiente aparece con un estupendo desayuno, y un pinchazo, que me cuesta arreglar, en algún tumbo, perdí la maneta del émbolo de la bomba, además no infla bien, tardo un güevo en arreglarlo. En fin, al final me apaño. Desayuno y me voy, no sin antes echarle un último vistazo a Teresa.

Como siempre, buen día, me arranco hacia el embalse del Vado, por una buena pista de tierra y a tramos asfalto. Pasado el embalse, todo cuesta arriba con pocos descansos, calor y todo tierra, en algunos tramos mucha piedra. Pedaleo lento, como siempre justo de agua y el jodido calor.

Embalse del Vado (izqda) y vista de Somosierra (dcha)

Después de unas horas, me encuentro un grupo, gente maja, que me invita a acompañarles y juntos tiramos un buen rato. Me dejan a las puertas de Montejo de la Sierra. Pillo una carretera nueva que no viene en el mapa, llego a Montejo en un pis-pas. Como, bebo, y vuelta a empezar. Mucho calor, tramo malo con mucha piedra suelta. Llego al collado desde donde diviso la autovía a lo lejos, es Somosierra. Bajada relativamente buena. Llego al puerto de Somosierra. Hay un hotel cutrecillo. Ni me planteo pedalear más. Televisión, automovilismo, copas…. eso es civilización?

Mientras ceno, Cristiano Ronaldo mete goles. Me digo, que estoy harto del calor y las alforjas.

Han sido más de 600k. 12950m. de desnivel, en 7 etapas.

Me voy a casa.


BIBLIOGRAFIA


“Transiberia en BTT”. Antonio Maíllo Acera. Ed. Desnivel. Mayo 2011
Mapas de CNIG. E: 1:50.000
GPS Garmin Colorado 300



DEFINICIONES DE INTERES PARA EL LECTOR.


TRACK. Se trata de la huella o rastro que hemos de seguir, la ruta. Aparece en la pantalla del GPS como una linea sinuosa, que representa nuestro camino, sobre un fondo en blanco o sobre un mapa topográfico en los GPS que lo permiten. El TRACK, debe representarse, también , sobre un mapa en papel, útil cuando no tenemos pilas, el GPS se jode, o simplemente no señala la posición correcta (FRICCION). Eso nos permite la navegación clásica, con mapa y brújula,  más lenta, mucho más divertida pero especialmente sujeta a la FRICCION y a las ENRISCADAS.

ENRISCADA. Definida por Pedro. De enriscarse, subirse a un risco. En montaña es cuando progresas sin tenerlo claro y al final llega un punto en que no puedes ir ni hacia adelante ni hacia atrás. Es decir, te enriscas. Para nosotros, es cuando el terreno es tan malo que te obliga a desmontar en incluso llevar las alforjas y la bici a la espalda, en general inesperado, también cualquier variante no prevista que supone más esfuerzo, como una calzada romana muy rota, un camino abandonado en subida o un barranco por ejemplo. Alteran el ánimo y se acompañan de abundantes blasfemias.

FRICCION. Acuñada por el "Doc". La fricción, es el impedimento al avance, son todas  las situaciones imprevistas, nunca descritas en las guías, que entorpecen el normal desarrollo de la etapa. Fricción es el calor excesivo, la lluvia, la falta o el exceso de agua, Pedro, pinchazos o averías mecánicas, despistes, caídas, se jode el GPS, pérdida de mapas, diarreas.... etc.

La fricción puede imposibilitar la consecución de una etapa o ruta,  " a priori ". fácil y sin complicaciones.

Está claramente relacionada con las enriscadas, que son un grado jodido de fricción.

MCGDS, TLS, LPV y PNJ. Conjunto diverso de blasfemias y juramentos, que no pueden reproducirse literalmente por razones obvias y que alivian la tensión del grupo. Simplemente, imprescindibles. Siempre acompañan a las enriscadas y la mayoría de las veces a la fricción. Para situaciones leves, reservamos frases como: " No me estoy divirtiendo, que nadie diga nada " (Pedro) , " OH! my god " u " OH! my fucking god ". Estas últimas resuelven poco e inmediatamente pasamos al juramento español clásico, mucho más eficaz.
Share To:

Pepe "Doc" Herrera

Pepe 'Doc' Herrera

Post A Comment:

3 comments so far,Add yours

  1. Enhorabuena Doc, vaya crónica más divertida, me he reído un rato leyéndola, ajajaja...
    Bienvenido al mundo del blog y espero seguir viéndote por aquí durante mucho tiempo!!

    un abrazo tio.

    ResponderEliminar
  2. Bravo Doc!!! Simplemente genial. Por un momento mi mente se ha puesto a divagar, y veía claríííísimo un giro de 180º en la historia...Vamos, que volvías a Tamajón, y a Teresa le quedaban cuatro cosas claras de los cántabros....Un saludo!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Jo, vaya aventura y qué buena crónica... Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar

Deja un comentario: