Crónica de mis etapas alpinas en bici. Alpe d'Huez y Galibier entre otros mitos del ciclismo!


Aprovechando nuestras vacaciones en Francia con la furgoneta, me llevé la flaca e hice algunos de los puertos míticos del Tour. Fueron 3 días en los que la climatología me fue favorable y disfruté como un enano con la ascensión el primer día a Alpe d'Huez (1803 msnm), el segundo día al Col du Glandon (1924 msnm), Croix de Fer (2067 msnm) y Col du Chaussy (por los Lacets de Montvernier, 1533 msnm), y el tercer día tocó el Telegraphe y de postre el mítico Galibier. Lo dicho, una gozada de paisajes durante todas las ascensiones y un ambiente ciclista impresionante. Deseando poder volver, incluso pensando lo bonito que sería poder hacer La Marmotte, una de las marchas cicloturistas míticas que recorre todos estos puertacos en una sola etapa... tal vez algún año. De momento grabaré en mi memoria estas inolvidables etapas vividas.

Las etapas en mi STRAVA:
Alpe d'Huez: http://www.strava.com/activities/384270257
Glandon / Croix de Fer / Chaussy: http://www.strava.com/activities/384270296
Telegraphe / Galibier: http://www.strava.com/activities/384270501


DÍA 1. ALPE D'HUEZ


Desde las afueras de Le Bourg d'Oisans arranca la ascensión a Alpe d'Huez. Nuria subió también con su bici de montaña, preparando el gran reto que tenía en apenas 10 días: el Ultra Trail du Mont Blanc.
Subida mítica donde las haya, con gran parte del asfalto lleno de pintadas, rememorando tantas y tantas batallas ciclistas, con sus curvas bautizadas con nombres de ganadores allá arriba en la meta de la estación de esquí. Por todas partes se respira ciclismo, en cada herradura, en cada cartel, en cada rampa.
Subo muchísimo rato con un francés que habla algo de español y me cuenta muchas cosas de este puerto. El tío va sin casco como la mayoría de cicloturistas por aquí y me dice que no es obligatorio (que digo yo que aunque no sea obligatorio, esa cinta wapa que llevaba el galo no lo va a proteger en caso de caída, pero bueno...)
La estación está plagada de cicloturistas haciéndose la merecida foto que indica el reto conseguido, el pequeño sueño cumplido de pedalear por el mismo sitio por donde lo hacen los más grandes todos los años. Nuria subió como una campeona en su mtb, quizá augurando ya el gran papel que conseguiría días más tarde en el UTMB. Fotita arriba y para abajo. Otra posibilidad sería seguir hacia La Sarenne y bajar por allí, pero esta vez bajamos directos, disfrutando y animando otra vez a los cientos de ciclistas que peregrinan hacia la ansiada cumbre.

Altimetría de Alpe d'Huez

Nuria en una de las últimas curvas

Pedrin salvando una curva elegantemente

Panorámica de la primera parte de la subida, con Le Bourg d'Oisans abajo, en el valle

Pódium de la etapa

En uno de los muchos photocalls



DÍA 2. GLANDON + CROIX DE FER + CHAUSSY (por los Lacets de Montvernier)


Altimetría del Glandon + Croix de Fer

La etapa arrancó en La Chambre. Desde ahí ya se inicia la ascensión al Glandon. Tiene unos primeros kms muy arbolados y con buenos porcentajes. Sobre el km 10 llegamos a Le Villard-Martinan, desde donde podremos reponer agua y recuperar fuerzas en un tramo bastante llano de unos 2 kms. Desde ese punto la subida cambia radiclamente. Se termina el denso arbolado para ir dando paso a praderías de alta montaña y el paisaje se vuelve más salvaje, sin apenas ninguna población hasta el final. También las rampas se acentúan y los porcentajes medios se sitúan entre el 8 y el 10% durante muchos de los kms que faltan. Es en estos kms donde tuve la sensación por fin de estar en otro de los puertos míticos del ciclismo. Aparecen pintadas, las rampas son duras y el paisaje precioso, con las recurvas de la carretera atravesando praderas verdes y muchos arroyos de montaña.

Preciosa la última parte de la ascensión al Col du Glandon

Al fin llego arriba, me ha encantado la subida, y además en el último tramo aprieto de lo lindo para coger a dos alemanes que me habían pasado en Le Villar. En fin, he disfrutado como un enano. Fotos de rigor y arrancando. Por cierto, qué duro es el acento inglés de los estrujen.

El Glandon al zurrón

Desde ahí, después de un pequeño descenso, solo faltan 3 kms para coronar La Croix de Fer por esta vertiente. Me he quedado un poco frío y las sensaciones son muy malas pero corono sin más novedad. Pintadas alusivas y cicloturistas a tutiplen aquí en la cima. Esta vez la foto me la echan dos madrileños que hacían la etapa en sentido contrario.

La Cruz de Hierro, con sus buenos 2000 metrazos de altura ya...

Café en el bar, chaleco, manguitos, barrita de chocolate, relleno ponchera y para abajo. El descenso por el valle de Arves es espectacular, largo, con buena carretera y hermosas vistas. Eso si, bastante tráfico. Atravieso las poblaciones de Saint-Sorlin-d'Arves y Saint-Jean-d'Arves. Iba a decir que bajé como un rayo, pero la verdad es que lo hice bastante despacio, intentando disfrutar de cada paisaje.

Panorámica del descenso desde la Croix de Fer hacia el valle de Arves

Después de un largo descenso y ganar un pequeño col llego a Saint-Jean-de-Maurenne. Desde ahí todo llano hasta Pontamafrey, donde está el inicio de la ascensión al último puertaco del día, Chaussy.

Les Lacets de Montvernier

Altimetría del Col du Chaussy. Los Lacets de Montvernier ocupan solo los 3 primeros kms de ascensión

Los primeros 3,5 kms son lo mejor de la subida con diferencia, los ya famosos Lacets de Montvernier, una suerte de 17 curvas de herradura enlazadas sin descanso, al 8% de pendiente media. Precioso ese tramo. Después el resto del puerto se me hace muy largo, ya me pesan las ascensiones anteriores y llego arriba completamente fundido. Fotilla y para abajo. El descenso por la otra vertiente es otro de los grandes momentos de estos días. Sin nada de tráfico, paisajes espectaculares y buenísimo asfalto. Bajada para disfrutar y recordar. Gozando llego al cruce que sube hacia el Col de La Madeleine, pero, sinceramente, ya no tengo fuerzas para subirlo como tenía pensado, así que me tiro para abajo y en un ratín estoy de vuelta en La Chambre. Gran día.




DÍA 3. TELEGRAPHE + GALIBIER



Tercer y último día que dediqué a la flaca en los Alpes franceses. El Galibier es el noveno camino pavimentado más alto en los Alpes y el sexto más alto paso de montaña. Y es a menudo el punto de pasaje más alto del Tour de Francia. Previamente, desde Saint-Michel-de-Maurienne arranca el Col du Telegraphe. Son 12 kms con pendientes entre el 6 y el 8%. Subida entre frondosos bosques de coníferas con (creo que conté) 10 curvas de herradura.


De inicio salí caliente, pero me encontré por el camino otro español que acertadamente decía que había que guardar y decidí subir con el de charleta el resto del puerto. Muy buenas vistas al ir tomando altura de todo el valle a nuestros pies. Nos encontramos alguna rampa del 10% que fuimos superando. Bastante tráfico durante toda la ascensión. Aquí haré un inciso para decir que, en mi opinión, los conductores franceses respetan bastante poco al ciclista, yo creo que menos aún que en España. Señores conductores franceses: MAL, MUY MAL. Por fin coronamos el Telegraphe. El compañero siguió ruta pero yo tenía que parar a inmortalizar el momento.


Después de la fotita, abrigarse un poquillo, barrita y 5 kms de descenso hasta Valloire. Población turística que presentaba un ambiente espectacular, lleno de gente y con todas las fachadas adornadas con flores. Muy chulo el pueblo, aunque mucho lío de tráfico también.
Bueno, comienzo la subida. No había dejado atrás las calles del pueblo y ya tengo que superar una rampa del 10% durante casi 1 km. Pues si que empezamos bien... Y además un hito en la carretera me recuerda que aún me quedan 17 kms!!
En fin... después la pendiente se reduce y durante los siguientes 3 kms podemos disfrutar de pendientes en torno al 3 o el 4% mientras atravesamos bonitas praderas verdes. En todo momento encuentro ciclistas que ya regresan y otros muchos que comienzan la ascensión como yo. Meto una marcheta cómoda para no reventarme como el día de ayer en el Glandon. Es difícil no 'picarse' con la cantidad de gente que sube. Cada uno lleva un ritmo y a veces adelantas y otras veces te adelantan. Yo procuro no encenderme.
Empiezo a devorar kms y la pendiente media ya no baja del 6 o 7%, con rampas del 10%. A falta de unos 6 kms el paisaje ya se torna auténticamente espectacular, con vistas a Le Grand Galibier (3228 mts) o un poco más alejada la sierra de Aiguilles d'Arves (picos por encima de los 3000 mts.). Paso junto a la estatua homenaje a Marco Pantani y aquí ya me motivo definitivamente y empiezo a apretar. La verdad es que con el grandioso paisaje, la música siempre motivadora que llevo puesta y el gel que me trisco comienzo a sentirme bien y cada vez aprieto más. Voy superando gente que me había pasado abajo y termino con unas sensaciones geniales, jugandome la etapa al sprint con un francés que lo dió todo cuando me vió llegar...

Me encanta esta foto. El coloso Galibier, sin duda, la ascensión más impresionante que realicé

Al fin corono uno de los puertos más sorprendentes duros y complejos que se puede ascender en los Alpes. Un coloso a 2645 mts. en un entorno natural y paisajístico privilegiado.

Feliz en la cumbre. 2642 mts de altura!!



Para saber más:
Fuente Wikipedia

Share To:
Next
This is the most recent post.
Previous
Entrada antigua

Pedro Pardo

Demasiado cielo para tan pocas alas.

Post A Comment:

0 comments so far,add yours

Deja un comentario: